La experimentación en el campo de la intervención social es el resultado de la articulación entre investigación y prácticas de trabajo a menudo descompartimentadas y en red. Es un espacio para la innovación social, para poner a prueba hipótesis con el objetivo de respaldar las transformaciones en la práctica profesional. Por ejemplo, facilitar la intervención social intersectorial.